Artículo

Planificación y gestión estratégicas para el desarrollo local

Algunas reflexiones sobre las condiciones de posibilidad en el contexto del Estado post-reforma
Resumen

La planificación, en tanto instrumento de operacionalización de las políticas públicas, ha estado siempre íntimamente vinculada con el papel del Estado y el modelo de crecimiento por él impulsado en cada época histórica, siguiendo con mayor o menor empatía los vaivenes del contexto mundial. Así desembarcó generalizadamente en América Latina en la década de 1960; así reaparece en la década de 1990, tras el ocaso al que parecía haberla condenado la implantación del principio del “mercado total”. Devenida estratégica, privilegiando "lo local" como escala de intervención preferente y renegando de su pasado tecnocrático y centralizado, declama ahora su fuerte vocación para la participación activa de los diversos actores de la sociedad civil a fin de lograr consensos a mediano y largo plazo, en concordancia con la nueva concepción del rol estatal, también substancialmente modificado tras el proceso reformista que la región experimentó a partir de 1980: ya no un Estado “interventor” sino “catalizador”, articulador y facilitador de oportunidades más que mero distribuidor de recursos públicos, comprometido con los distintos sectores para definir el rumbo a compartir. Un Estado estratega, en definitiva, pero profundamente debilitado, agobiado por los compromisos con los organismos internacionales de crédito tanto como por el contexto interno, igualmente transformado por el agravamiento de la desintegración territorial y poblacional y por la reducción de los márgenes de liderazgo devenida de la crisis de legitimidad de la política y de representatividad de un cuerpo social cada vez más escindido. Así encuadrado, este trabajo procura construir un marco interpretativo a las condiciones de posibilidad de los procesos de planificación y gestión estratégicas para el desarrollo local, reflexionando sobre las restricciones que, paradojalmente, parece haberle impuesto la misma reforma que los alienta. La primera sección explicita la funcionalidad de la planificación a las nuevas misiones del Estado y su estrecha vinculación con el proceso de fortalecimiento de "lo local". La segunda revisa el impacto de la reforma sobre la configuración, modo de ejercicio y orientaciones del poder (sintetizado en el pasaje de una matriz Estado-céntrica a otra con centralidad del mercado) así como sobre la población y el territorio, por entender que los tres aspectos se constituyen en "datos de entrada" para una lectura no voluntarista de las posibilidades de la planificación. La tercera aborda la seducción de lo local y la cuestión de la descentralización de funciones hacia los gobiernos municipales, con recorte a la situación argentina en la que el mix "descentralización incompleta-carencia de capacidades" compromete seriamente las potencialidades de este nivel de gobierno para actuar con el protagonismo que se le reclama. La cuarta analiza los riesgos de la planificación estratégica como ideología, vehiculizando la implantación de un modelo excluyente de desarrollo territorial. La quinta sección sintetiza finalmente algunas de las principales limitaciones a la planificación: la ausencia de un sujeto socio-político capaz de asumir el plan sistemático de acciones que conlleva, la desarticulación de la sociedad y la asimetría de los diferentes sectores para participar y terciar en el proceso, y la propia limitación de "lo local" como escala de intervención para un desarrollo económico integrado.

Palabras clave
reforma del estado
Políticas Públicas
planificación y gestión estratégicas
territorio
Desarrollo Local
http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0/

Esta obra se publica con la licencia Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International (BY-NC-ND 4.0)

item.page.license
Imagen en miniatura