Informe de becario

Informe científico de Beca de Estudio: Chila Covachina, Jimena Belén (2015)

Resumen

La alteración ambiental provocada por los cambios en el uso del suelo constituye uno de los componentes más importantes del denominado Cambio Global (Vitousek 1994, Chapín et al. , 1997). Especialmente porque genera retroalimentación positiva hacia otros componentes del cambio global, tales como el efecto invernadero y pérdida de biodiversidad (Lambin et al., 2001). Actualmente se considera que alrededor de un 50 % de la superficie terrestre ha sido modificado por acciones antrópicas directas, principalmente a través de la sustitución de sistemas naturales por sistemas agrícolas o urbanos (Cha pin et al., 1997), proporción que aumenta en las zonas templadas y costeras del mundo. En la región templada de Sudamérica los principales cambios en los usos del suelo están dados por la sustitución de praderas naturales por cultivos y forestación. La tasa de sustitución de las praderas naturales ha aumentado significativamente en las últimas décadas impulsada principalmente por forzantes sociales y económicas, en particular el alto valor de los comodities en el mercado internacional (Paruelo et al., 2006). Se conoce que las prácticas de manejo de suelo y los diferentes tipos de labranza afectan la estructura del mismo y consecuentemente las poblaciones de la macrofauna edáfica (Wardle, 1995; Filser et al., 1995; Lal, 1998; Marín & Feijoo, 2005). Tal es así, que en los últimos tiempos, la pampa húmeda sufrió una serie de cambios sustanciales en los sistemas agrícolas, sobre todo por la rápida expansión del cultivo de soja (monocultivo) y asociado con ella, la instalación masiva de la siembra directa. Esta intensificación de la actividad agrícola ha tenido efectos negativos sobre la biodiversidad o empobrecimiento de los ecosistemas (Szpeiner et al., 2008). La diversidad biológica de insectos ha sido reconocida a nivel nacional e internacional como un elemento fundamental para el desarrollo de planes de conservación y uso sustentable de los recursos naturales. Por lo tanto, su conocimiento, cuantificación y análisis es fundamental para entender el mundo natural y los cambios inducidos por la actividad humana (Villareal et al.. 2006). Los diversos organismos que habitan el suelo, contribuyen en el funcionamiento sustentable de los ecosistemas: intervienen en los ciclos de nutrientes, regulan la dinámica de la materia orgánica, secuestran carbono y regulan la emisión de gases invernadero, modifican la estructura física del suelo y actúan sobre el régimen del agua y la erosión. En consecuencia, posibilitan la eficiencia en la adquisición de nutrientes por parte de las plantas y su estado sanitario (Anderson, 1994; Pankhurst, 1997). Estos organismos están compuestos por numerosas especies que ocupan un amplio rango de nichos ecológicos y son representantes de diferentes sistemas edáficos (Remy & Dainar, 1982). (Párrafo extraído a modo de resumen)

Palabras clave
http://creativecommons.org/licenses/by/4.0/

Esta obra se publica con la licencia Creative Commons Attribution 4.0 International (BY 4.0)

item.page.license
Imagen en miniatura